martes, 2 de agosto de 2016

Mi persona favorita

Mi persona favorita remolonea en la cama y se aferra al edredón como si de un escudo se tratase. Cuando se despierta tiene las ojeras marcadas, el maquillaje algo corrido y el sueño escapándose entre sus bostezos. Se levanta, se mira al espejo y a veces no le gusta lo que ve, pero no le importa, sonríe y deja el reflejo atrás. 
Mi persona favorita tiene la piel pálida, un montón de cicatrices y una alergia a no sabe qué en el antebrazo derecho. Cuando se ducha le gusta d̶e̶s̶a̶f̶i̶n̶a̶r̶ cantar, no sabe silbar y aún tiene la marca del bikini del verano pasado. Tiene la manía de hacerse trenzas cuando se aburre y no suele peinarse con demasiada frecuencia. 
Mi persona favorita mide menos de 1,70, no le gusta subirse a la báscula y tiene 3,50 dioptrías en el ojo derecho, y 3 en el izquierdo. Sólo se pone lentillas cuando sale o cuando quiere lucir sus gafas de sol, pero acostumbra a esconderse detrás de unas lentes con montura roja. No le gustan los gorros ni como le queda el pelo recogido, pero tiene un bombín y se hace moños para estar por casa.
Mi persona favorita se llama como yo y es idéntica a mí, pero en ocasiones no la reconozco. En ocasiones no es, no soy, no somos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario