martes, 2 de agosto de 2016

Le fatigue

Quiero despertarme un día y decir que no. 
Mirarme al espejo y, sin remordimiento, agachar la cabeza, negar con la cabeza y volver a arroparme entre las sábanas. Regalarme la oportunidad de no sentirme mal por no querer estar. 
Quiero poder llorar, por cualquier cosa, sin que nadie pregunte las razones. Hacer introspección y dolerme, y romperme, y curarme, y abrazarme. Estar sólo para mí y para nadie más. Recaer y levantarme pisando tan fuerte que tiemblen los miedos. 
Quiero tener la ocasión de sentarme frente a frente con mis fantasmas, invitarles a una ronda y cerrarles la puerta al salir.

No hay comentarios:

Publicar un comentario