lunes, 15 de junio de 2015

Turnedo

Cuando Iván Ferreiro escribió Turnedo, no creo que imaginara que estaba escribiendo nuestra historia. 
No sabíamos lo que nos esperaba.
Nos conocimos un día de lluvia, paseando sin paraguas, con frío y tronando, aunque yo nunca te pedí que te quedaras expectante a que pasara algún cometa o un platillo volante.
Todo el mundo decía que no me quitara la coraza, mi abrigo. Que nunca te pararías a mirarme y secarme las lágrimas. Pero estudiaste mientras dormía, y no podía negarme a suspirar por algo que no era cierto. 
Al final terminamos dejando que corriera el aire, y nos dijimos adiós. 
Me desgastaste tanto que ni quería que me quisieras, sólo buscaba un abrazo. Predería quedarme y aguantar, pero tú no tuviste el valor para no marcharte. 

Ahora yo ya he roto todas tus fotos, y tú no dejas de llamarme. 
Ahora, he encontrado una nueva canción que cuenta mi historia.

No hay comentarios:

Publicar un comentario