jueves, 8 de enero de 2015

Puede que en alguna parte haya un cuaderno donde estén escritas las respuestas a las miles de preguntas que me hago antes de dormir. La verdad es que pienso mucho antes de cerrar los ojos, y durante, y después. Y al rato vuelvo a abrirlos porque anhelo encontrarme frente a frente con una solución al caos que reina en mi cabeza. 
No soy capaz de dormirme a la primera. Sé que tengo que dormir con todas las puertas cerradas y sobre el brazo derecho; pero en ocasiones intento no cerrar nada y en otras me apoyo sobre el izquierdo, y a veces parece que puedo, pero no. Cierro puertas y ruedo hacia el otro lado. 

Siempre vuelvo al punto de partida. 
Y así con todo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario