martes, 20 de enero de 2015

Intento no pensarte, pero siempre vuelves.
Clavas en mí tu fría mirada y me preguntas cómo hemos llegado hasta aquí.
Y yo ya no sé si soy yo quien te llama, o eres tú quien me encuentras.
Pero siempre lo haces.
Y yo ya no me escondo.

A veces creo que no existes y que simplemente te invento.
Que eres esa bofetada que necesito y que me hace posar los pies en el suelo.
Porque sabes que intento volar aun sin tener alas.
Pero siempre estás ahí.
Y yo ya no te veo.

Nunca te vas del todo
y ya no sé cómo decirte
que yo te liberé hace tiempo
y eres tú quien se aferra
a alguien que ya no existe.

No hay comentarios:

Publicar un comentario