jueves, 1 de enero de 2015

Después de.

Después de tantas idas y venidas,
de poder pero no querer
de «para siempre», pero no.

Después de encontrarse una noche,
de querer desconocerse a la mañana siguiente,
de marcharse antes de desayunar.

Después de echar de más y de menos,
de guardar el corazón en un cajón,
de dar dos vueltas de llave.

Después de todo esto, estás tú;
subiéndote por las paredes, y a mi falda.
Enseñándome que juntos todo es fácil,
-excepto montar en bici-

1 comentario: