viernes, 26 de diciembre de 2014

No hay causas perdidas, tan sólo no quieren ser encontradas. 

“Para siempre” Desde que pronunciaste esas palabras no vuelto a creer en las promesas. 
Te creías un ser superior, por encima de mí, por encima de la verdad.
Nunca te diste cuenta de que era mejor opción romperme el corazón                                                                                                       que pulverizarlo al son de otros besos que no eran los nuestros. 
No te confundas, si te odié no fue por lo que nos hiciste, te odié por cobarde

No hay comentarios:

Publicar un comentario