miércoles, 27 de agosto de 2014

Ojalá ahora aquí, conmigo. 
Retando al verano con nuestro calor. 
Echando a las pesadillas de mi cama a base de caricias bajo las sábanas. 
Ojalá noches eternas. 
Contándonos los lunares.
Desarmando los muros que un día levanté y entre los que te has colado. 

Me prometí no dejarme querer otra vez y mírame ahora, ligada a ti por algo más fuerte que un hilo rojo. 
Mentiría si dijera que a veces no me acecha el miedo. 
Miedo a que dejes de verme tan bonita como dices verme cada despertar, 
a que mis bromas no te hagan gracia o que te canses de las tortitas con chocolate. 

No sé si me has hecho más frágil, o más fuerte, o ambas. Soy la antítesis personificada. 

Te prometo tratar de ser la mejor versión de mí misma. Por ti y para mí.

No hay comentarios:

Publicar un comentario