jueves, 22 de agosto de 2013

No creo en el destino, pero sí en las casualidades.

"Voy a quedarme aquí todo el tiempo que haga falta. 
Estoy esperando la casualidad de mi vida, 
la más grande, y eso que las he tenido de muchas clases"

Sé que no te vas a quedar porque ni siquiera estoy segura de que hayas llegado. 

Ocurrió sin que lo planeáramos. Fue algo así como la casualidad que estaba esperando. 
No sé qué pasó, pero cuanto tú apareciste, lo hicieron también mis ganas de volver a sentir. Fue como volver a la inocencia del tonteo, de las miradas tímidas, de conocerse antes de desnudarse. Eres esa chispa de vida que estaba esperando, aunque sé que al final acabaras quemándome, y doliendo.

"Ya no quedan casualidades buenas. 
La culpa es mía, que las gasté muy rápido"

1 comentario: