lunes, 15 de julio de 2013


A veces, cuando me miro, me doy cuenta de que me faltan sonrisas, y motivos.
Que acumulo más defectos que virtudes, y que me pesan las inseguridades.
Muchas noches me doy cuenta de que no tengo sueño(s) y me da por pensar en lo que soy, y en lo que debería de ser.
Muchas madrugadas me doy cuenta de que sigo siendo el mismo puto desastre que la noche anterior.

2 comentarios:

  1. Hasta que una noche, sin saber por qué, te des cuenta de que te quieres y que, si lo has hecho mal, tampoco te ha llevado a un lugar tan malo.

    ResponderEliminar