miércoles, 3 de julio de 2013

C'est la vie

No soy capaz de ordenar el cajón de la ropa interior, ni de mantener la ropa colocada en perchas. Mis apuntes pasan más tiempo en el suelo que metido en carpetas, y tengo más bolígrafos gastados que con tinta. No tengo ni los calcetines ni los pendientes emparejados, supongo que quiero que se parezcan a mí. Tengo más problemas que tareas pendientes, y lo primero en mi lista de la compra es un puñado de sueños.


-Quizá ella se desvive por arreglar la vida de los demás.
-¿Y de ella? De todos los desarreglos de su vida, ¿quién se ocupará?
-En mi opinión es mejor dedicarse a los demás que a un gnomo de jardín.

No hay comentarios:

Publicar un comentario