viernes, 21 de junio de 2013

Los besos con sabor a cerveza, saben mejor.

Las yemas de tus dedos rozando mi cintura
jugando con el elástico de mi falda
violando a la imaginación.

Quitas la ropa, y las penas, y la vergüenza.
Después de batallar entre sábanas,
el único rubor que te interesa es el de mis mejillas
el único sonido, la respiración entrecortada
el único dolor, los arañazos en la espalda.

1 comentario: