sábado, 4 de mayo de 2013

Temo que llegue el fin del mundo y me pille descalza.

Sé que cuando llegue ese día, caeré y me convertiré en ruinas.
Ni paredes, ni muros, ni defensas.
Sólo quedarán las palabras que callamos
 y los silencios que jamás rompimos.
Y un río de "te quiero" y de lamentos,
de versos que se quedaron en el tintero, 
de sentimientos enfrentados,
de ni contigo ni sin ti.
Sé  que cuando llegue el fin del mundo, me ahogaré, y tú conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario