miércoles, 6 de marzo de 2013

Inspiración

Te echo de menos.

Recuerdo cuando me tumbaba en la cama con mi cuaderno en brazos y dejaba que te deslizaras hasta fundirte con el papel. Eras mi terapia, mi manera de vivir, mi salida de emergencia. Ahora no estás. Te has ido de la mano de febrero y no te has para a pensar en que quizás hubiera querido acompañarte. Lo peor es que volverás, cuando vuelvan a romperme en mil pedazos y no haya nadie que me reconstruya. Volverás cuando hasta mis silencios te pidan a gritos que vuelvas. 
Volverás cuando deje de llamarte inspiración
y me atreva a pronunciar tu nombre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario