lunes, 4 de marzo de 2013

Cuando nos miramos lo comprendimos, se había terminado. Todo. Hasta el más mínimo resquicio de un amor pasado, hasta el mas mínimo atisbo de sentimiento en nuestras miradas. Cuando nos besamos se apagó el sol, las ganas de tenernos. Cuando nos separamos nos dimos cuenta, ya no eramos nosotros, eramos dos extraños.

No hay comentarios:

Publicar un comentario