martes, 19 de febrero de 2013


Hoy te me vuelvo a escribir.
Sabes que sólo dedico palabras a personas que haya querido tanto como para ser capaz de odiarlas. Creo que hemos pasado por tantas fases que no sabemos ni en qué punto nos encontramos. Supongo que muchas veces pensarás, ¿por qué me sigues escribiendo? Pero luego me doy cuenta de que ni siquiera creo que sepas que esto existe, y busco consuelo en la ignorancia. Pero aquí sigo, dedicándote líneas y líneas sin destino claro, perdiendo el tiempo, perdiendo vida. Lo peor es que no te olvido, pero ya apenas te recuerdo de la manera en que lo hacía, ni cómo me mirabas, ni tus caricias, ni tus falsos te quiero que tan tontamente me creía.  
Aunque, hoy por hoy, te tengo que agradecer tantas cosas como alegrías me da la vida. Me enseñaste a ser lo que soy, a no aceptar lo que tengo sino lo que merezco tener.
Hoy por hoy soy esa chica que sonríe incluso cuando no le apetece.

No hay comentarios:

Publicar un comentario