domingo, 3 de febrero de 2013

Hoy es la noche

3 de Febrero de 2013
Querido diario:

No sé ni cómo ni cuando ha llegado febrero. El tiempo ya no pasa, me pesa. 
No quería escribirte, ya no sé si es peor el remedio o la enfermedad, pero aquí estoy. No quería escribirte pero necesitaba contarte que estoy un poco mejor y que las cosas no me van tan mal. A veces duele, pero no sé el qué. Tengo más heridas abiertas de las que soy capaz de cicatrizar. 

"He dado vueltas en la cama, aunque no encuentro la postura para dormirme cuando no estás aquí dentro. 
Cierro los ojos y lo intento, Me duelen las costuras de los sueños que no tengo".

No hay comentarios:

Publicar un comentario