domingo, 24 de febrero de 2013

Febrero se acaba, y con él, mis ganas.

Vuelvo al punto de partida, a la casilla de salida. Llevo tanto tiempo en este juego que no recuerdo ni las normas. Sigo en esta maldita habitación buscando una pista que me ayude a seguir jugando, pero cada vez que creo encontrarla, se esfuma sin más. Sé que algo no va bien, que voy mal camino. Sé que me voy a acabar perdiendo en un laberinto de recuerdos y sentimientos, y lo peor es que ya no me importa.

No hay comentarios:

Publicar un comentario