domingo, 13 de enero de 2013

-Hola, ¿se puede?
-Adelante, pase.
-Moleste las disculpas, creo que me ha llamado para hacer un resumen de daños en la zona-

Y así es como me paré a pensar en lo que llevaba días pasando por mi cabeza. ¿Cómo cuatro días hicieron tanto? y lo más importante, ¿Por qué a ti parece que te afectaron tan poco?
Hoy lo veo claro. Llevo días sin dándole vueltas a la cabeza, dejando escapar horas de sueño por un pequeño detalle, alguna prueba que me hiciera pensar que no era una más, que significaba algo. Incluso he estado pensando qué hacer para ser mejor, para ser perfecta para ti.

Y ahora me doy cuenta.

Soy perfecta. A mi manera pero soy perfecta. Incluso ahora, en pijama y con ojeras. No sé si piensas en mí, o si recuerdas cada arañazo que te señalaba con cara de pena para que vinieras a cuidarme. No sé si existo más allá de una pantalla o simplemente fui un entretenimiento de fin de semana. Pero hay algo que si sé: es hora de pensar más en mi y menos en ti.

Ahora mismo, Domingo 13 de Enero de 2013 me inundan las dudas de lo que un día me dijiste "se que en algún momento de mi vida iré a buscarte buscando algo". Quizás es que hace tiempo que dejé de creer en los imposibles o que simplemente necesite algo que me haga creer de nuevo. 

Sólo me queda por decirte que no tardes mucho. 
Que quizás cuando vengas a buscarme buscando ese algo, 
yo ya no esté, o esté lejos., muy lejos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario