lunes, 28 de enero de 2013

Esa tarde, al despedirme, me mentí pensando que volvería, que volverías, que volveríamos. Esa noche, al marcharme, me perdí. Calles oscuras, muros de piedra, respirar sin aire. Debía ser fácil, pero lo complicamos con sentimientos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario