miércoles, 12 de diciembre de 2012

Tú.

No sé ni por qué te escribo esto si tengo infinitas dudas de que llegues a leerlo. No encuentro una explicación coherente, pero aquí estoy, temiendo que me tomes por loca, aunque yo ya he empezado a creerlo. Nunca te he hablado del muro que llevo construyendo desde hace meses, pero ya no importa, porque ahora lo único que queda de él es un hueco con la forma de tu silueta. Nunca te perdonaré que hayas logrado tanto en tan poco tiempo, pero tampoco te perdonaré que me tenga que morder las ganas por verte otra vez. Nunca me he considerado víctima del tiempo y del espacio, pero esperar en la distancia me asusta por si se me hace tarde y no llego a tiempo. Y repito, sueno a loca y como tal mi cabeza no deja de darle vueltas a la idea de que esto no tiene sentido, ni lo quiero, porque por ahora me basta con revivir los recuerdos. 
Miau.

No hay comentarios:

Publicar un comentario