domingo, 30 de diciembre de 2012

Pero ya no era ayer, sino mañana.

Era la hora de huir y se fue, sin decir: "llámame un día".

Necesito un aire renovado, que pase algo, un nuevo año.                                              Volveré, no sé ni cuándo, ni por qué. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario