lunes, 17 de diciembre de 2012

Ilusión

Deja que te susurre los buenos días cuando aún ni nos hemos despertado del todo y abrázame mientras buscas mi mano para entrelazarla. Bésame y derríteme con un "buenos días preciosa". Gastemos las horas que nos sobran remoloneando en la cama, como si el mundo de ahí afuera no existiera, como si no hubiera nada más. 
Llenemos la bañera de agua, espuma y caricias. Pasemos las horas como niños jugando a salpicarnos, a que nada nos importe. Dejemos que el jabón recorra cada curva de nuestros cuerpos y dejemos que nuestros labios se busquen bajo la cascada que se forma en la ducha. 

Déjame que consiga esa orden de acercamiento para compartir todos los regalices del mundo contigo. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario