lunes, 10 de diciembre de 2012

El momento perfecto


Aunque no me gusta compartir cama y defiendo fervientemente que tener la cama entera para mí es uno de los mayores placeres, ahí estaba yo, vestida con tu sudadera, contemplando tímidamente como duermes, como te giras y llevas contigo parte de la manta. Y ahí estabas tú, navegando por el mundo de los sueños sin saber que estoy memorizando cada centímetro de ti, cada respiración, cada instante. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario