domingo, 2 de diciembre de 2012

Aquella noche

Claire recuerda aquella noche como si hubiera sido ayer, aunque ya habían pasado más de dos años en realidad. Era una noche de comienzo de verano, de esas que te llenan de esperanza al imaginar los buenos ratos que faltan por llegar. Todo a su alrededor era arena, y a unos pocos metros las olas rompían contra la orilla. Cualquiera que la hubiera visto aquella noche se preguntaría qué habría llevado a una joven a pasar horas sentada en la arena, sin atisbo alguno de que hubiera pensamientos rondando por su cabeza. Realmente ni ella sabía la respuesta y no le importaba.

De aquella noche recuerda que calzaba sus viejas y rotas playeras, unos vaqueros y una camiseta de un par de tallas más grandes. Hacía frío, pero en realidad le daba igual, al menos el sentir algo le recordaba que estaba viva, que su corazón seguía latiendo. 
El tiempo se detuvo en el momento en el que apareció la silueta de un chico. Jamás olvidará aquella sudadera amarilla. Agachó la cabeza y cerró los ojos. Por primera vez en toda la noche deseó que todo ocurriera deprisa, que ese instante pasara. El chico se sentó a su lado, y sin esperar una reacción, se acercó a Claire, le besó en el pelo y en apenas un susurro se escuchó: Perdóname. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario