viernes, 9 de noviembre de 2012

Sueños

Quizás el truco esté en aprenderme cada lunar de tu espalda y el tacto de cada centímetro de tu piel. Quizás sea tan sencillo como pedirte que me acaricies la nuca para notar como erizas mi piel, y quizás baste con cerrar los ojos y dejarse llevar por los besos y caricias que nos debemos. Quizás una cama no sea suficiente para todas las ganas que te tengo, y seguro que el tiempo se me queda corto, pero no importa en realidad. Quizás baste con soñar e imaginar que todos mis versos tiene nombre y apellido.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario