martes, 20 de noviembre de 2012

Libre

Y si yo quiero volar, ¿quién eres tú para cortar mis alas?


Siempre me ha gustado poder cerrar los ojos, respirar profundamente y decir: ya está, ya eres toda tuya. Esa sensación de que sólo estás tú, que nada más importa. Mírate al espejo ¿ves lo que yo? Una sonrisa que detiene los problemas y te dice que eres feliz, que eres libre.

No hay comentarios:

Publicar un comentario