miércoles, 19 de septiembre de 2012

Querido tú,


Te escribo para decirte que, muy a tu pesar, he cambiado. El calor que necesitaba y tú me dabas mediante abrazos ya no lo echo de menos. Hace meses que no necesito besos de buenas noches ni alguien que luche contra mis pesadillas, además, así tengo más cama para mí. Tampoco añoro que me hables y te preocupes por mí, ya lo hago yo por ti. Ya no siento ese nosequé que me hacía escribirte cuando peor me sentía, ahora sonrío y sigo hacia delante. No sé si te importara el cambio, siquiera sé si sabes que ya no estoy ahí, que ya no tienes ese control para utilizarme cuando te venía en gana. Lo que sí sé es que ya me echaste de menos una vez y que lo volverás a hacer, porque ya empiezo a quererme como tu jamás fuiste capaz. No es una despedida, no me gustan, ya lo sabes. Simplemente es un ya nos veremos, en sueños, en los tuyos. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario