viernes, 1 de junio de 2012

Saltaron sin pensar vallas de seguridad

Como cuentan por ahí, a veces gana la razón al corazón. Y lo único que te queda por hacer es dejar que el tiempo pase, dejar que las emociones se asienten y vuelvan a sus pequeñas cajitas de donde es mejor no sacarlas. En esos momentos decides dejar todo pasar, que las ideas se asienten y tu cabeza se organice. Es bueno seguir a tu corazón, pero a veces es mejor que la razón haga su parte del trabajo.

2 comentarios: