miércoles, 16 de mayo de 2012

Nunca he sido un libro abierto

Muchas veces puedes decir que soy complicada, un puzzle al que le faltan piezas. Otras que, simplemente, no vale la pena gastar tiempo en mi. Puedes decir que es raro que me guste estar a ratos sola y que te resulto incomprensible, pero yo te digo que a veces mejor sola que mal acompañada y que sólo basta con saber leer las líneas de mi espalda.

No hay comentarios:

Publicar un comentario