domingo, 20 de noviembre de 2011

Se te ha hecho demasiado tarde

Se que ahora quieres que vuelva, que me echas de menos como nunca antes lo habías hecho. Se que echas de menos mis caricias, mis abrazos y sujetarme por la cintura antes de besarme. Se que te has dado cuenta de que engañarme fue el mayor de tus errores, y que te arrepientes de ello con todo tu corazón. Se que intentas ganarme, que confíe en ti, que me deje convencer para intentar una aproximación que no servirá de nada más que para hacer más daño.


¿Pero sabes qué?

Ya no echo de menos ni tus rizos, ni tus ojos ni tus labios. No echo de menos siquiera que me mimaras como si fuera una pequeña princesa. Turnedo ahora me gusta, es más, soy capaz de escucharla y disfrutarla como jamás lo había logrado. ¿Los golf rojos? me gustan, son unos coches bonitos. Y la playa... ay la playa... sigue siendo mi lugar preferido para pensar, pero no en ti.  De nada te sirve decirme que me ves mas guapa, mas madura y más todo. Ahora soy feliz, más de lo que lograste tú que lo fuera. Sabes que te quise, pero no supiste apreciarlo... y sí, he dicho quise. Pasado. Pasado, donde tu estás.