miércoles, 30 de noviembre de 2011

Los polos iguales no tienen por qué repelerse

Desde siempre nos han enseñado que los polos opuestos atraen y que los iguales se repelen, sin embargo, en la física puede que ocurra, pero entre dos personas... perdonad que discrepe.
A todos nos cuesta creer que exista alguien igual que tú en el mundo, lo que se conoce como media naranja o alma gemela. Esta persona es igual que tú, tiene los mismos gustos, las mismas virtudes y defectos, las mismas ganas de encontrarte... Sin embargo, poca gente admite haberla encontrado, porque la verdad, es como buscar una aguja en un pajar.
Así que pensemos, ¿somos tan tontos como para dejar escapar a esa persona? Yo creo que no... Pero lo primero que pensamos cuando la conocemos es algo así como "es demasiado perfecta, no puede ser cierto, algo malo tiene que tener". Y digo yo, ¿por qué no confiar, por una vez en la vida al menos, en el destino? Sí, puede que esa persona  no sea perfecta de manera universal, pero para ti, lo será. No vas a encontrar a nadie que te quiera como ella, y mucho menos que te haga tan feliz.
Esta búsqueda puede ser duradera y difícil, siempre encontraremos algún bache en el camino que nos desvíe por un tiempo, sin embargo, no dudéis en coger esa oportunidad, agarrarla fuerte y no soltarla, porque media naranja sólo hay una.

Y si, yo la he encontrado, y creed cuando os digo que el camino ha sido complicado y duro, pero el resultado vale la pena, y mucho además.
Y repito, nadie es perfecto, ni tú ni yo ni nadie, pero esa persona va a convencerte de que lo eres, y vas a ver que ella también lo es, y que juntos hacéis la mejor pareja que has visto jamás, porque a pesar de ser diferentes, compartís un pedacito de algo que os va a unir. Y no, no sé lo que es ese algo, pero a mí me tiene agarrada y no tengo pensado dejar que me suelte, porque aunque aún no sé si es la persona y amor de mi vida (con 19 años quién lo sabe), pero sí sé que es la única persona capaz de hacerme feliz en niveles tan altos y la única que sabe valorar la importancia de un "te quiero". Y sinceramente, en el remoto caso de que no fuera mi media naranja, me da igual, yo prefiero las manzanas.

P.D: Te quiero