domingo, 18 de septiembre de 2011

¿Tanto cambiamos?

Antes era perfectamente capaz de ver una película romántica sin derramar una sola lágrima, pensaba que eso era para las personas hipersensibles.
Ahora no hay manera de que vea una película romántica sin que se me humedezcan los ojos, ¡malditos sentimientos!