martes, 9 de agosto de 2011

Tumorrou.

Mañana será otro día.
Quizás mañana decida no levantarme de la cama hasta las tantas o madrugar para aprovechar el día de pleno. Quizás desayune mi tazón de cereales o decida saltarme la dieta a base de galletas de chocolate. Quizás vaguee en el sillón cambiando de canal todo el rato o me ponga a hacer cosas productivas por una vez en todo el verano. Quizás vaya a la playa si hace bueno, o me dedique a contemplar el sol por la ventana como una boba.
Haga lo que haga, mañana me sentiré bien, porque lo sé.
Mañana va a ser un buen día, y si decide torcerse, haré yo que lo sea.

No hay comentarios:

Publicar un comentario