martes, 2 de agosto de 2011

¿Son felices todos los cumpleaños?

Ya sé que ha pasado cierto tiempo desde que cumplí años, pero la inspiración me ha llegado ahora, quizás en el mejor momento.

Cuando llega ese día piensas, joé, diecinueve años, que bien suena ¿no? Pero luego te paras a pensar cómo ha sido y te quedas parado al pensar que es el primer año que no lo pasas cerca de tu familia, y que cuando llegas a tu casa después de una semana de "la fecha", no hay ni tarta, ni velas, sólo un montón de regalos, la mayoría para hacer bulto.

Después te das cuenta de que la gente que felicita es porque se lo ha recordado su red social favorita, no porque de verdad recuerdan que día viste la luz de este maldito mundo por primera vez.

Luego está la gente que te felicita en persona, eso está guay, incluso que te canten el cumpleaños feliz por los altavoces e incluso que te hagan una fiesta sorpresa. Pero claro, eso es la gente que ha vivido contigo durante meses y sabes que por pequeño que sea, van a organizar algo, quizás simple, pero especial al fin y al cabo.

Pero luego vuelves a la realidad, a esa realidad en la que no hay ni velas, ni una tarta especial. En esa realidad sabes que hay más amigos que, sí, te han felicitado, pero no han hecho amago de pedirte verte un día para "celebrarlo" (si es que hay algo que celebrar) y con los cuales has compartido ideas otras veces para celebrar otros cumpleaños, seguramente más significativos que el tuyo.

La verdad, no me importan los regalos. Sólo me importan las personas, la gente que te acompaña en ese día, y este año si puedo decir que esa gente ha cambiado... o quizás la que ha cambiado he sido yo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario