domingo, 10 de julio de 2011

Mi vida

La vida sin sueños es como un día sin sol o una noche sin luna, como una habitación vacia o una chimenea apagada, como una lámpara sin bombilla o una flor sin pétalos.
La vida debe ser como queramos que sea. Una montaña rusa de sentimientos, con subidones de adrenalina.
Debe de ser algo que manejemos a nuestro antojo, sin necesidad de depender de nada ni nadie.
La vida tiene que ser algo tuyo, y de nadie más. Algo que te haga sentirte realmente bien, que te haga sonreir, que te haga llorar entre carcajadas.
Tiene que hacerte explotar, erizarte la piel, contraer todos tus músculos, como el mejor de los orgasmos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario